fbpx
Publicar Alojamiento
Iniciar sesión / Registrarse
EUR
Buscar

Aún no tienes alojamientos guardados.

Blog de turismo rural 🏕 Ventederural

Noticias sobre el turismo rural en España

pueblos medievales barcelona

Pueblos bonitos y lugares con encanto cerca de Barcelona

La cosmopolita Barcelona tiende a engullir todo el interés turístico por lo que olvidamos que, dentro de la provincia, existen innumerables pueblos que bien merecen ser conocidos. En esta entrada te ofrecemos los pueblos más bonitos cerca de Barcelona y las rutas para conocerlos en un fin de semana.

Seas residente habitual de Barcelona o extrarradio, bien seas turista que no te conformes con visitar la Sagrada Familia o darte una vuelta por las Ramblas, debes saber o al menos intuir que en la provincia se reparten innumerables puntos de interés. Pueblos medievales de calles adoquinadas, casas de piedra, puentes vetustos y hasta colgantes, monasterios que se asoman al precipicio, villas termales. Veremos la mano de Antoni Gaudí más allá de su célebre legado de la capital y, cómo no, nos daremos una vuelta por el Mediterráneo.

De forma inmerecida, el honor y reconocimiento se lo llevan los pueblos de Tarragona y, sobre todo, Girona. Inmerecido no porque estos pueblos no sean maravillosos, que lo son, sino porque a menos de 100 kms de Barcelona capital y dentro de los límites de su provincia encontramos pequeños-grandes tesoros a tener en cuenta. Todos conocemos el megaturístico Monasterio de Montserrat o Sitges como núcleo de la comarca del Garraf. Pero no tantos saben de la existencia de preciosos pueblos medievales como Cardona, Rupit, Mura o Castellar de n’Hug

En un día desde Barcelona puedes visitar alguno de estos puntos pero difícilmente te dará tiempo a descubrir las raíces rurales, visitar con la suficiente profundidad sus pueblos, marcarte una ruta de senderismo y paladear la gastronomía local. Ventederural es un buscador de casas rurales que te ofrece un surtido abanico de alojamientos en toda España para que tu escapada sea perfecta. ¡Encuentra tu casa rural ideal!

Y, ahora sí, vamos con las rutas para ver los pueblos más bonitos y los lugares con encanto cerca de Barcelona.

Rupit i Pruit

Nuestra primera recomendación no es realmente un pueblo, pero la belleza del paisaje es tan sobrenatural que la visita es de obligado cumplimiento. A 50 kms de Barcelona y en una zona que podemos considerar centrada en la provincia encontramos el Monasterio de Montserrat. Pocos emplazamientos en Cataluña pueden presumir de la atracción turística de esta abadía benedictina situada en la montaña homónima a 720 metros sobre el nivel del mar y cuyo germen se remonta al siglo IX. 

Siguiendo unas luces, unos pastores encontraron la talla de una virgen que, cuando quisieron trasladarla a zonas más llanas, creció mágicamente de tamaño en lo que se entendió como un mensaje divino para dejarla allá donde había aparecido. Se erigieron a partir de entonces un conjunto de ermitas que evolucionaron hacia el monasterio y abadía actuales, que cobijan a la Virgen de Montserrat, la comúnmente conocida como Moreneta por su piel oscurecida que despierta pasiones entre los fieles que acuden en peregrinación. 

Aunque no seas un ferviente católico no puedes perderte la panorámica del macizo de Montserrat, con esos templos incrustados en la pared que del otro lado cuelgan literalmente del precipicio, como si nos encontráramos en el mismísimo Tíbet. Siempre es un placer escuchar cómo canta la escolanía y completar una ruta de senderismo si el tiempo te lo permite. Procura tomar el curioso tren cremallera que te sube a la montaña para descubrir con comodidad un sin parar de vistas memorables. Puedes llegar al monasterio en coche, pero el aparcamiento es muy limitado y de pago.

monasterio de montserrat

Colonia Güell, Gaudí al natural

Todos sabemos que Antoni Gaudí es el máximo representante del modernismo catalán y obras como la Sagrada Familia, la Casa Battlló, la Casa Milá o el parque Güell son aclamadas en todo el mundo. Pero no tantos conocen que fuera de Barcelona capital existen otros hijos arquitectónicos igualmente apasionantes que se deben conocer en primera persona. Es el caso de la Colònia Güell, un conjunto de edificios de origen modernista para albergar a los trabajadores de una compañía textil en un momento de inestabilidad social en Barcelona.

Situada en Santa Coloma de Cervelló, a sólo 23 km al suroeste de Barcelona, la Colonia Güell conserva intacto el patrimonio dejado por Gaudí. Podremos descubrir las viviendas de los obreros, de más de 120 metros cuadrados y con jardín, inspiradas en las colonias alemanas; el bar y el teatro que servían de distracción para los trabajadores. Pero la joya indiscutible del lugar es la cripta inacabada, proyectada como iglesia pero cuya obra se paralizó porque desde la empresa se pensó que no merecía una inversión tan grande un templo que iba a ser simplemente disfrutado por su mano de obra. Pese a no estar terminada, la cripta es un deleite para los ojos al ser Gaudí en estado natural: ventanas con formas de piña, columnas inclinadas como árboles…

Después de registrar la conveniencia de descubrir el Monasterio de Montserrat y la Colonia Güell en las cercanías de Barcelona, os proporcionamos varias sugerencias de rutas de turismo rural por la provincia de Barcelona.

Colonia Guell

Ruta medieval por Cardona, Suria y Rajadell

Al noroeste de Barcelona emprendemos viaje para deleitarnos con algunos pueblos con aroma claramente medieval en la comarca del Bagés. Conforme nos vamos acercando a Rajadell nos vamos percatando del elevado número de masías diseminadas que pueblan sus campos de vides. El núcleo urbano de calles y casas empedradas bien merecen un paseo, a la sombra del castillo del siglo XI y la iglesia de Sant Iscle y Santa Victòria (s. XIV). A las afueras está la villa romana de Sant Amanç, donde se pueden contemplar los vestigios que dejaron los primeros pobladores del municipio.

Siguiendo hacia el norte y tras dejar a un lado Manresa, nos adentramos en Suria. Arcos, soportales y fachadas de piedra ofrecen la posibilidad de disfrutar de un recorrido por su pequeño casco histórico amurallado que nos remonta a siglos atrás, obteniendo una gran perspectiva sobre la población y el río que conforman una auténtica postal. Conviene subir a lo alto de la colina para asegurarse las mejores vistas desde el antiguo castillo del siglo XI y acceder a la adosada iglesia del Roser, con su campanario del XI. 

Finalizamos esta ruta medieval por uno de los pueblos con más encanto de Barcelona: Cardona. Su castillo bien conservado en lo alto de la loma impone desde que nos vamos aproximando al pueblo por la carretera. La fortaleza rezuma historia: desde su esplendor medieval hasta su rol en la guerra de sucesión española, cuando se significó como el último baluarte del bando de los Austrias en Cataluña ante las embestidas de las tropas borbónicas en 1711. Podremos recorrer una parte de los 62.000 metros cuadrados y detenernos en sus miradores hacia las verdes huertas bañadas por el río Cardener, el patio de armas, el claustro, el Parador de Turismo y, sobre todo, la Colegiata de San Vicente, unas de las iglesias románicas más importantes de la región.

Cardona también es conocida por ser la ‘villa de la sal’. En el Parc Cultural de la Muntanya de Sal se pueden visitar las antiguas instalaciones de la Mina Nieves, una de las minas de sal potásica más importantes del mundo y que estuvo en funcionamiento desde 1929 hasta 1990. Allí se pueden conocer mejor todas las peculiaridades del terreno donde está situada y de los usos que el hombre ha dado a este preciado recurso desde la época romana. Acabaremos la jornada caminando sin rumbo por los callejones del conjunto histórico del núcleo antiguo y tomar un tentempié en uno de los muchos restaurantes. ¿Por qué no una butifarra?

Cardona

De Mura a Caldes de Montbui: pueblos entre parques naturales y balnearios

La siguiente ruta no abandona la comarca del Bagés, aunque en esta ocasión nos orientamos hacia el sureste dentro del Parque natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac. Tampoco aparcamos el aroma medieval de los encantadores pueblos que nos encontramos a nuestro paso. Iniciamos la partida haciendo una breve parada en Rocafort, muy cerca del término municipal de Manresa, donde hemos de fijarnos en el antiguo puente sobre el río Llobregat del siglo XI (aunque reconstruido en el XVII). Hallamos diversos puntos pintorescos en este emplazamiento: una gran roca que tiene grabadas unas 40 cruces y un castillo en ruinas que hizo las veces de palacio desde su construcción en el siglo X. Junto a la Roca de Les Creus está la iglesia de Santa María de Rocafort, de elementos románicos reutilizados y elementos de un estilo gótico tardío.

La primera visita de enjundia es el pueblo de Mura, donde encontramos las clásicas calles estrechas y adoquinadas, salpicadas de pasadizos, bastante empinadas pero muy bien conservadas. La mayoría de casas están construidas en piedra que, en ocasiones, se tiñe del verde de la frondosa vegetación que colorea estos parajes. La iglesia románica de Sant Martí es el principal punto de interés pero cualquier rincón del pueblo es digno de fotografiarse.

Como el casco urbano se ve en un rato, puedes permitirte dar un paseo por los alrededores y descubrir el Puig de la Balma, una antigua masía excavada en la roca. O recorrer alguno de los senderos del Parque Natural y explorar las cuevas de Mura (una cavidad formada por una sola galería de unos 200 metros de profundidad descubierta por un campesino en el siglo XIX).



Mura
Fuente: Enric Rubio Ros (Flickr)

A sólo 4 kms de Mura se ubica Talamanca, tan encantadora como su vecina aunque en demasiadas ocasiones se vea eclipsada por la fama de aquella. La mayoría de las construcciones de piedra son del siglo XVI y XVII, época en la que se vivió una notable prosperidad económica de la mano de la producción de vino. Perdiéndonos por sus calles no será complicado localizar la Iglesia de Santa María, un edificio de estilo románico de finales del siglo XII; la plaza de la Cruz, la fuente de Talamanca, la Capilla de Santa Magdalena y los tres saltos, lugar también conocido como los ojos del Llobregat, un enclave natural de gran belleza.

Completamos esta ruta haciendo una incursión en las comarcas del Moianés y Vallés Oriental. Ponemos pie en Granera, un lugar al que todavía no han llegado las grandes masas de turismo y que mantiene una esencia estrictamente rural, sin tiendas de souvenirs y escasa oferta hostelera y alojativa. El pueblo fue erigiéndose al albor del castillo para acabar formando pequeños núcleos diseminados en torno a las masías. Hasta siete iglesias se hallan en esta diminuta villa, destacando Santa Cecilia y Sant Martí, del estilo románico marca de la zona.

Si volvemos a Barcelona podemos relajarnos un ratito en Caldes de Montbui, un pueblo termal que ostenta el honor de tener la fuente con el agua más caliente de Europa, con temperaturas de hasta 74 grados. Es la célebre Fuente del león. Los romanos ya echaron el ojo a este privilegiado emplazamiento, entre montañas y bosques, y construyeron unas termas que son probablemente las mejor conservadas de España. Podemos darnos un baño en uno de sus balnearios, o simplemente pasear por el coqueto casco histórico que tiene como corazón la plaza del Ángel y tomar algo en uno sus numerosos bares y restaurantes.

Pueblos bonitos y lugares con encanto cerca de Barcelona
Fuente: Aniol I (Flickr)

Pueblos empedrados y paisajes de infarto desde Vic hasta Tavertet y Rupit

Esta ruta se distancia de Barcelona en 70 kms y una hora de coche en dirección hacia el nordeste de Cataluña. Penetrando en la comarca de Osona hacemos la primera parada en Vic, que con sus más de 40.000 habitantes y dimensiones no podemos considerar como un pueblo y sí una pequeña ciudad que presenta una de los conjuntos medievales más reconocidos de la región. 

La plaza del Mercadal es el corazón palpitante, rodeada de edificios antiguos y con un gran arenal en el centro en homenaje a los mercados que se han venido celebrando desde el siglo IX. La catedral de Sant Pere de Vic conserva la torre del campanario y la cripta antigua, mientras que desde el barroco edificio del ayuntamiento pueden alcanzarse unas bellas vistas de la plaza. A medida que salimos del centro neurálgico encontramos hitos como el templo romano, el puente románico de Queralt -que en su momento fue la única vía de acceso a la villa- y los restos de la muralla.

Siendo bonita la andadura por Vic, dejamos para el final el plato fuerte, compuesto por un principal de arquitectura medieval espectacular con guarnición de paisajes espectaculares. A 30 kms se ubica Tavertet, diminuto pueblo situado en lo alto de un peñasco junto a un precipicio que ofrece unas impresionantes vistas del pantano de Sau y las Montañas del Montseny. Las preciosas casas de piedra construidas entre el XVII y el XIX en absoluta armonía y el frondoso bosque mediterráneo que las rodea completan la magia de un escenario aparentemente extraído de un cuento. Es buena idea que tomes el sendero que en unos 30 minutos te dirige entre bosques y vacas al mirador del Castell, desde donde hallamos la mejor panorámica del pantano y de las montañas.

El buen sabor de boca que nos deja ese Tavertet taladrado en la montaña se queda corto para la experiencia que vamos a paladear en Rupit i Pruit, dos pueblos separados por un puente colgante que administrativamente están unificados. A los pies de esa misma montaña se encuentra esta preciosa villa medieval fundada en el siglo IX donde sólo cabe perderse entre sus masías y casas de piedra, subiendo y bajando las calles mientras observamos en muchas de las puertas la fecha de construcción de las casas. Lo más pintoresco es el puente colgante, de estructura segura pero que no debe ser atravesado por más de 10 personas a la vez. Si tenemos tiempo para una excursión por los preciosos alrededores, podemos dirigirnos en poco más de 30 minutos a la preciosa cascada del Salto de Sallent, que supera los 100 metros de altura.

rupit

Garraf: el encanto del Mediterráneo

Cuando hablamos de turismo rural en las playas del Mediterráneo no es fácil encontrar acomodo. Los grandes núcleos urbanizados, las multitudes que se adueñan de las calas y la destrucción del litoral no entroncan fácilmente con la esencia de los viajes que pregonamos en Ventederural. Sin embargo, incluso en las proximidades de la cosmopolita Barcelona podemos encontrar algún oasis para disfrutar del mar. La comarca del Garraf nos aguarda al sur de la Ciudad Condal, encerrada entre la sierra y el mar. Edificios medievales, palacios modernistas, paisajes de enorme belleza y una animada vida cultural sobresalen en un área liderada por la animada Sitges.

A buen seguro que te lo pasarás en grande en Sitges, pero lo que queremos recomendarte en esta entrada los 11 kms de la costa del Garraf, con su carretera repleta de curvas y los encantadores miradores que te embelesarán en frente del azul océano. Podrás patear esas playas de arenas blancas en contraste con el verde del monte interior. La playa de Les Casetes es especialmente pintoresca, con esas casetas blancas y verdes que se asoman a la misma arena y que tienen su origen en las estancias donde los pescadores guardaban sus utensilios. Puedes tomarte una cerveza en uno de sus chiringuitos antes de iniciar la vuelta y, por qué no, expiar tus pecados visitando el monasterio Budista del Garraf, que ocupa un palacio modernista y que tiene como inquilinos desde 1996 una comunidad de monjes Sakya Tashi Ling.

Playa Les Casetes Garraf
Fuente: Miquel Gonzalez Page (Flickr)

De Caserres a Castellar de N’Hug, paisajes textiles y naturales

Dejamos para el final otra ruta no menos encantadora aunque sí un poco más lejana de Barcelona, allá donde la provincia entronca con los Pirineos. Ingresamos en la comarca de El Bergadá para conocer un abanico de pueblos ideales en un entorno espectacular, para desconectar de nuestras estresantes rutinas durante un fin de semana. Iniciamos la andadura por Caserres, un recogido pueblo que creció alrededor de un castillo del que apenas queda nada. 

El casco antiguo conserva su trazado primitivo; casi todas las casas tienen fachadas de piedra con los portales de arco de medio punto adovelados y con dinteles de madera. Dos curiosidades naturales destacan en Casserres: el Roc de la Mel, un monolito redondo de grandes dimensiones que forma parte de un conjunto de otros cinco más pequeños, y la monumental encina de Els Colls, de 19 metros de altura y una copa de 24 metros de diámetro.

Nuestro itinerario hacia el norte nos detiene en Gironella, que tiene una postal típica con la instantánea desde el Pont de Les Eres del casco histórico bañado por el río Llobregat. Vale la pena tomarse al menos una hora para callejear por su casco viejo, plagado de callejuelas y varios lugares interesantes como la iglesia parroquial de Santa Eulàlia, La Torre del Reloj o el  Pont Vell (s.XIV). Es curiosa la senda para visitar las antiguas colonias textiles que representan el mayor patrimonio histórico de Gironella y que son el emblema de toda una comarca que consiguió sobrevivir a pesar de la desaparición de esta industria. 

Llegamos entonces al pueblo de Bagá, situado a orillas del río Bastareny y en pleno parque natural del Cardí-Moixeró. Antiguos palacetes de familias nobles, una iglesia del s.XIV, una plaza mayor porticada, un puente románico y un buen número de preciosas calles empedradas nos hacen sentir en una auténtica villa medieval. Nuestra última etapa nos deriva a Castellar de N’Hug, siempre con el parque natural como referencia para hacer cuantas rutas de senderismo nos pida el cuerpo. El respeto que el pueblo ha demostrado a lo largo de su historia por la arquitectura popular, con piedra, madera y tejas, ha generado uno de los parajes más bellos de Cataluña. No olvides probar el cruasán de un kilo de los hornos de Castellar de N’Hug y alcanzar el santuario de Montgrony desde el cual obtener las mejores vistas de la comarca.

Casteller de n'Hug

Mapa: pueblos bonitos cerca de Barcelona

Hasta aquí nuestras rutas por los pueblos con más encanto cerca de Barcelona. Si os ha gustado, nos encantaría que compartáis esta entrada a través de vuestras redes sociales. ¿Qué pueblo te llama más la atención? ¿Te animas a hacerte una ruta?

Y si te ha gustado tanto, tanto que has decidido hacer un recorrido de varios días, aquí te dejamos nuestra selección de alojamientos rurales cerca de Barcelona que estamos seguros te van a encantar

¡Hasta la próxima!

Agregar comentario

Debes estar registrado para publicar un comentario.

Restablecer tu contraseña