fbpx
Publicar Alojamiento
Iniciar sesión / Registrarse
EUR
Buscar

Aún no tienes alojamientos guardados.

Blog de turismo rural 🏕 Ventederural

Noticias sobre el turismo rural en España

arquitectura verata

Qué ver en La Vera: paseando entre gargantas y pueblos con encanto

Bienvenidos a la comarca de La Vera. Un lugar mágico donde descubrir pueblos pintorescos con casas como extraídas de un cuento. Gargantas y cascadas en parajes impresionantes. Pozas de aguas gélidas para nadar en verano. E inspirador de leyendas e historia. Bienvenidos al lugar donde el rey Carlos I pasó sus últimos días.

Oficialmente reconocida como Mancomunidad Intermunicipal de La Vera, pero popularmente identificada como comarca por su prolija historia, se encuentra al noreste de la provincia de Cáceres y está compuesta por 19 municipios. La ubicación en la vertiente sur de la Sierra de Gredos la salpica de hasta ¡46 gargantas! y arroyos que descienden desde la montaña para desembocar en el río Tiétar. El clima que disfruta tiene una gran influencia del Atlántico por sus abundantes precipitaciones en invierno y las temperaturas son suaves con ligeras brisas.

La carretera EX-203 corta transversalmente la comarca permitiendo hacer una ruta cómoda en coche entre Gárguera al oeste y Madrigal de La Vera al noreste. Son 74 kms de calzada donde realizar decenas de paradas para conocer preciosos pueblos con la típica arquitectura verata con armazón de madera. Para visitar la cascada del Diablo, una de las más bonitas de España, sin olvidarnos de preciosas gargantas excavadas en la roca y las piscinas naturales para tomar un refrescante baño en verano. Y para volver atrás en el tiempo, allá cuando Carlos I, uno de los grandes monarcas de la historia, ingresó en el monasterio de Yuste.

Te ofrecemos las claves de qué ver en La Vera en tu visita de dos, tres o cuatro días. Los pueblos más bonitos, las pozas más bonitas presididas por vetustos puentes, los miradores imprescindibles, pequeñas rutas de senderismo para acercarnos a las cascadas más impresionantes y los principales museos. También repasaremos las principales tradiciones y celebraciones de un territorio repleto de misticismo y leyendas.

La Ventera

Recuerda que en Ventederural pensamos en ti para encontrar un sitio dónde dormir. Bonitas casas rurales y espléndidos hoteles rurales que no desentonan en semejante entorno. Así que haz la maleta y vamos a ello. ¿Qué podemos ver en la comarca de La Vera?

También te puede interesar:

Arribes del Duero de Salamanca y Zamora: rutas, miradores y pueblos.

Las Lagunas de Ruidera, donde La Mancha se tiñe de azul turquesa

 

Visitar los pueblos más bonitos de arquitectura típica verata

No resulta sencillo elegir entre los variados pueblos que componen la comarca y que están salpicados de calles estrechas, plazas mayores con pilones y casas típicas de arquitectura de La Vera. Establece tu ruta y visita todos aquellos que puedas, porque no te defraudarán. Sin embargo, te ofrezco a continuación una selección de los pueblos más bonitos de La Vera. En mi subjetiva opinión, claro 😉.

Garganta La Olla, ¿el pueblo con más encanto?

Que Garganta de La Olla es el pueblo más bonito es algo que escapada de lo subjetivo hacia lo objetivo. No suele haber discusión. Declarado Conjunto Histórico-Artístico, cada rincón de esta villa es un tesoro, con esas casas que mantienen la arquitectura tradicional de entramado de vigas de madera, soportales y balcones llenos de flores. No hay que perderse la ermita del Santísimo Cristo del Humilladero (s. XVI), la Casa de Postas (posada operativa desde 1576), la plaza Mayor, el mirador de La Serrana y, sobre todo, Casa de Muñecas, con esa fachada azul tan llamativa. Era uno de los prostíbulos más concurridos del pueblo donde iban los soldados de Carlos I cuando el rey descansaba en el Monasterio de Yuste.

casa munecas garganta olla

Cuacos de Yuste, el sabor de la historia

La capital administrativa de la comarca dispone de la curiosa plaza Juan de Austria, una plaza semicircular porticada que tiene varias casas típicas y entre ellas destaca la Casa de Jeromín, donde se alojó el hijo bastardo de Carlos I cuando acudió a conocer a su padre. Cuando el rey abdicó en su hijo Felipe II por el avance de su enfermedad, se retiró al monasterio de Yuste que podemos visitar con un estado de conservación que parece que estamos retrocediendo cinco siglos. A las afueras está el Cementerio de los Alemanes, donde están enterrados un gran número de soldados alemanes que fallecieron en tierras españolas durante las guerras mundiales del siglo XX.

¿Quieres información detallada de Cuacos de Yuste? En Ventederural dedicamos un post a esta histórica localidad.

Villanueva de La Vera, el pueblo más pintoresco

Villanueva de la Vera está declarada Conjunto Histórico por lo bien conservada que se encuentra su arquitectura tradicional; probablemente, sea el mejor ejemplo de toda la comarca. Las viviendas se construyen a base de un armazón de madera relleno con ladrillo, adobe o piedra.

Al ser un sistema constructivo relativamente frágil la trama urbanística se organiza a partir de grandes agrupaciones de viviendas, con tendencia a ser estrechas y profundas. Surgen, por tanto, grandes manzanas en las que se abren callejones sin salida en los que se ubican las entradas a las casas. El paseo por el pueblo es delicioso, en especial la plaza mayor.

aquitectura verata tipica

Muy cerquita de Villanueva de la Vera,  entre montañas y hectáreas de frutales, os invitamos a descansar, en la Casa rural La Herrería y los apartamentos El Calambuco. Dos tipos de alojamientos diferentes para  personas con necesidades diferentes

Bañarte bajo un puente medieval

A lo largo de las gargantas de la comarca de La Vera podemos encontrar decenas de charcas o piscinas naturales para remojarnos entre los calurosos meses de junio y septiembre. Todas tienen su encanto, pero vamos a destacar tres de ellas por la simbiosis entre el magnífico entorno natural y la mano del hombre modelando el paso de los torrentes de agua. Puentes antiguos levantados con sillares de granito, material abundante en la zona. Que se elevan sobre aguas gélidas en las cuales disfrutar como niños.

Puente Parral en Jarandilla de La Vera

Jarandilla de La Vera, segundo municipio más poblado y centro neurálgico de la comarca, presenta gran animosidad a lo largo de todo el año pero sobre todo en verano. Los rigores del calor obligan a ponerse a remojo, ya sea en la piscina municipal o en la mucho más bonita zona de baño del Puente Parral. Este puente al que se conoce como romano aunque en verdad es medieval, con una sola bóveda de medio punto y un aliviadero para cuando la garganta de Jaranda viene crecida. El entorno verde hace de esta zona de baño muy especial.

Jarandilla invita también a un paseo que nos permite encontrar sin dificultad el castillo-palacio de los Condes de Oropesa, una fortaleza del siglo XIII que fue usada por Carlos I como residencia provisional antes de marchar al monasterio de Yuste. Ahora, es Parador de Turismo.

Esta localidad es un lugar óptimo para emplear como base de operaciones en tu visita a la comarca de La Vera. En esta entrada te proporcionamos toda la información para exprimir al máximo tu visita.

Charco de Los Cuartos en Losar de La Vera

A 3 kms del núcleo urbano de Losar de La Vera se encuentra el Charco de Los Cuartos, una zona de baño al albor de un puente del siglo XV que dispone de dos ojos con arcos de medio punto. Destacan las verdes y profundas aguas emanadas de la Garganta de Cuartos, la segunda más caudalosa de la comarca de La Vera. En los días más ajetreados del verano posiblemente esté repleta de bañistas, pero siempre podemos remontar garganta arriba para encontrar alguna pequeña poza en la cual guarecernos. Y ver antiguos molinos abandonados.

charco de cuartos

Puente de Alardos en Madrigal de La Vera

La garganta de Alardos muestra el poderío de sus abundantes aguas con un abanico de charcas en las cuales zambullirse en torno al término municipal de Madrigal de La Vera. Las más bonita es la ubicada bajo el Puente Viejo, una construcción del siglo XVIII que aprovechó las ruinas de un antiguo puente romano. Tiene como particularidad que se eleva sobre una roca que sobresale del propio torrente de la garganta, imprimiendo una belleza especial. La profundidad de la charca permite disfrutar de lo lindo nadando y buceando… siempre que las multitudes lo permitan.

Caminar hacia sus cascadas (y bañarte bajo ellas)

Los cañones que vertebran la comarca entran en erupción con cascadas y saltos de agua muy atractivos, sorteando las rocas erosionados pero con un intenso verdor en el paisaje. El mejor momento para disfrutarlas es la primavera, cuando los deshielos de la Sierra de Gredos multiplican el caudal de las gargantas. En otoño los colores son aún más bonitos y en verano te puedes dar un baño con vistas difícilmente superables.

La cascada del Diablo, entre las mejores de España

Los recurrentes listados de ‘las mejores cascadas de España‘ suelen incluir a la cascada del Diablo, situada a unos 500 metros del núcleo urbano de Villanueva de la Vera aunque con aparcamiento propio y bien señalizado. En realidad se trata de un conjunto de saltos de agua que se han conformado tras un proceso geológico de erosión de la roca durante miles de años, creando entre medias una serie de pozas que sirven para el baño. Sumando todos estos saltos escalonados llegamos a la apreciable altura de 70 metros, que podemos recorrer a través de unas escaleras para ver una panorámica completa, incluso desde la parte de arriba.

El Trabuquete, encanto añadido de Guijo de Santa Bárbara

Guijo de Santa Bárbara es un hermoso pueblo con ejemplos de la típica arquitectura popular verata, famoso por sus licores (de frambuesa, nueces…), la artesanía del cuero y el bordado, así como un pan de pueblo especial que no se vende en ninguna otra parte. ¿El secreto? 🤔. Merece la pena dar una vuelta por el considerado balcón de La Vera, al ser la población a mayor altitud de la comarca (ronda los 900 metros). Pero, sobre todo, no hay que perderse la ruta senderística de 3 kms con final en la cascada de Trabuquete, donde podemos bañarnos bajo los mismísimos chorros en una poza con temperaturas que quitan la respiración.

cascada trabuquete

El tobogán de Recuéncano y el Chorro de La Ventera

Una de las rutas de senderismo más apreciadas de la comarca discurre por el conocido como tobogán de Recuéncano y el gran Chorro de La Ventera. Desde Madrigal de La Vera hay que tomar una pista forestal que llega hasta un puente sobre la Garganta de la Hoz donde hay un pequeño aparcamiento. A partir de ahí sale un sendero que sigue la garganta y en unos 15-20 minutos andando se llega al Charco del Recuéncano, una poza muy profunda de hasta seis metros en la que se encuentra un tobogán natural sobre la roca que hace las delicias del personal.

Volviendo sobre nuestros pasos hacia el aparcamiento, podemos tomar el coche de nuevo hacia un pequeño aparcamiento en las proximidades del Chorro de La Ventera, o hacer todo el recorrido andando, cruzando la garganta de la Hoz hacia la garganta de La Ventera. Allí podremos descubrir una cascada de 70 metros, la más alta de la comarca y de enorme espectacularidad en época de lluvias y deshielo. La caída torrencial del agua sobre las rocas hacen imposible el baño, aunque en las cercanías y siguiendo la garganta, podrás encontrar pequeñas pozas.

Visitar los mejores miradores de La Vera

Como no puede ser de otra manera, este territorio repleto de pueblos preciosos, gargantas, valles y ríos, cuenta con varios miradores para mirar absortos a lontananza.

Mirador de la Serrana, vistas de leyenda

Pocos dudan del mirador de la Serrana como imprescindible en cualquier ruta por La Vera. Las vistas de Garganta La Olla en la falda de la sierra con la Torre de la Iglesia como centro neurálgico, son magníficas. La plataforma está vigilada por la estatua de Isabel de Carvajal, conocida como la Serrana de La Vera. Cuenta la leyenda, llevada a la literatura por clásicos como Lope de Vega, que su prometido la abandonó condenándole junto a toda su familia a la deshonra. Como venganza se refugió en una cueva a la que, cual sirena, atraía a los hombres mediante engaños, yacía con ellos y los mataba. No contenta con eso, los despellejaba y extraía los huesos que empleaba para sus quehaceres cotidianos.

mirador garganta olla
Fuente: Flickr (Guillén Pérez)

El nuevo mirador al Monasterio de Yuste

En junio de 2020 se ha abierto el penúltimo atractivo turístico de La Vera. En pleno robledal y en mitad del monte se ha construido un mirador con vistas aéreas del monasterio de Yuste y de buena parte de la comarca de la Vera. Se accede desde la carretera que va del monasterio a Garganta la Olla, tomando a la derecha el camino asfaltado que llega al pantano de Cuacos. Son unos cuatro kms de trayecto que no se pueden hacer en coche, salvo que dispongas de un todoterreno. Así que cálzate las botas y date una vuelta mientras contemplas el entorno natural.

El mirador urbano de la Atalaya

El mirador de la Atalaya está ubicado en la plaza homónima de la localidad de Arroyomolinos de La Vera. Desde esta localidad al oriente de la comarca y situada a casi 500 metros de altitud podemos obtener unas vistas muy bonitas de los verdes prados y los bosques de robles y fresnos que se extienden hacia el horizonte, apreciándose también las antiguas vaquerías y los molinos de agua sobre la garganta de la Desesperá. ¿Quién era la Desesperá? Una vecina de Arroyomolinos que puso fin a su vecina en este paraje tras sufrir un desengaño amoroso.

Conocer sus tradiciones: del Peropalo a los escobazos de Jarandilla

La comarca de La Vera conserva varias tradiciones de las muchas que pasaron de generación en generación a lo largo de su historia. Algunas de ellas se han conservado y se celebran anualmente, siendo focos de atracción para el turismo fuera de la temporada estival.

Carnaval de Peropalo de Villanueva, ¡a por el malvado!

Cada semana de carnaval, un muñeco de paja y cabeza de madera se convierte en protagonista en Villanueva de la Vera. Es el Peropalo, un malhechor que recibe las burlas e insultos del pueblo, se le atraviesa con una aguja en repetidas ocasiones para purgar por sus pecados y se le somete a juicio, en el que naturalmente es declarado culpable. Antes de ser quemado, es paseado por las calles del pueblo al ritmo de los tambores y se ofrece su miembro viril, en forma de chorizo. Cuenta la leyenda que el Peropalo era un atractivo judío que en la época de carnaval bajaba desde la Sierra de Gredos para deshonrar y robar a las mujeres.

Los Empalaos de Valverde, Semana Santa en estado de puro

El rito de los Empalaos de Valverde de la Vera, se lleva a cabo en la noche de Jueves Santo a Viernes Santo. Tras una promesa hecha ante Dios, los empalaos inician su viacrucis descalzos, cargando un timón de arado y con sus correspondientes coronas de espinas. Cada penitente desarrolla su propio recorrido en compañía de sus familiares hasta que se van encontrando con sus homólogos, momento en el cual se arrodillan en señal de respeto. Declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, la tradición, que se remonta al siglo XVI, se ha exportado a otros lugares de España.

Los escobazos de Jarandilla, el fuego que ilumina la noche

La noche del 7 de diciembre y coincidiendo con el fin de la cosecha de otoño, la plaza Mayor de Jarandilla de La Vera se ilumina con las escobas de retama portadas por los vecinos que arden en honor de la Inmaculada Concepción. Las escobas son empleadas a modo de antorcha para la posterior procesión de la Virgen por las calles de la localidad. La fiesta acaba con el encendido de un ramillete de hogueras en todos los rincones de Jarandilla, junto a las cuales se degustan vinos y dulces típicos de la zona.

Museos tradicionales que ver en La Vera

Encontramos varios museos repartidos por los pueblos de la comarca de La Vera representativos de su tradición y cultura. Son pequeños espacios que merecen la pena ser visitados mientras paseamos por las calles de las pintorescas calles veratas.

El museo de la Inquisición, lo peor de la humanidad

Hay por España numerosos museos dedicados a la Inquisición como memoria de aquellas cosas que sucedieron en nuestro mundo y que conviene recordar para que no vuelvan a repetirse. El ubicado en Garganta la Olla sobresale por ser un escenario real donde operó el Santo Oficio desde 1606 durante 228 años. Pueden observarse cadenas, argollas, látigos. potros de tortura, sogas y todo tipo de máquinas para infringir dolor a los presos. También artefactos para matar como una guillotina o el garrote vil. No es un museo divertido, obviamente, pero sí curioso y vistoso que se recorre a través de visitas guiadas.

El museo del Pimentón, lo que espolvorea toda la comarca

Esta bella comarca es conocida a nivel internacional gracias a la producción de pimentón. Tanto es así que se le otorga el nombre de Pimentón de La Vera como si una denominación de origen se tratase. No podía faltar un museo que presentara la historia y el proceso de elaboración de esta especia surgida del secado de diferentes variedades de pimiento rojo. Situado en la considerada como capital de este producto, Jaraíz de la Vera, la visita gratuita a este espacio es una proyección hacia aquellos tiempos coloniales en los que se tomaron del Nuevo Mundo tantos sabores desconocidos en España.

¿Quieres más información de Jaraiz de La Vera? Sólo tienes que pinchar aquí.

Museo del Pimentón
Fuente: museodelpimenton.business.site

Museo del Empalao, penitencias cristianas

Una tradicional casa verata de Valverde de la Vera acoge el Museo del Empalao, que explica el origen y la evolución de este ritual ancestral, que, como hemos visto antes, cada Jueves Santo sale por las calles de esta localidad en acto de penitencia. Las instalaciones muestran figuras que representan a empalaos con todos sus complementos y podemos observar la extrema dificultad para ser vestidos, para lo cual se requieren dos personas.

Qué comer en La Vera

La gastronomía típica es otra excusa para escaparnos unos días a esta preciosa comarca. Comida sabrosa, abundante, teñida de rojo del pimentón dulce o picante que se han convertido en todo un emblema. Una caldereta del cabrito verato, especie autóctona reconocida, o de cordero. Trucha recién pescada en las gargantas, frita y acompañada por ensalada de la huerta. Por supuesto, las migas del pastor. Un picadillo de cerdo con todo el sabor del ajo y el pimentón de la Vera. Y el Rin Ran, verduras en crudo (tomate, cebolla, pimiento y pepino) para refrescar nuestro paladar en verano. ¡Buen provecho!

Esperamos que hayáis disfrutado de este post y pronto rindáis visita a la extraordinaria comarca de La Vera. Un pequeño secretito: es uno de mis destinos de interior favoritos. ¿Ya conoces la zona y quieres desvelarnos tu pequeño secreto? ¿Alguna recomendación especial que quieras hacer a nuestra comunidad? ¡Publica un comentario y difunde en tus redes sociales! 

Nos vemos en la próxima. Como siempre, ¡Vente de rural!

 

Agregar comentario

Debes estar registrado para publicar un comentario.

Restablecer tu contraseña