fbpx
Publicar Alojamiento
Iniciar sesión / Registrarse
EUR
Buscar

Aún no tienes alojamientos guardados.

Blog de turismo rural 🏕 Ventederural

Noticias sobre el turismo rural en España

la guardia

¡Vámonos de vinos a La Rioja Alavesa! 8 planes perfectos

La Rioja Alavesa es una pequeña comarca cincelada a golpe de vid que desprende aroma a vino por cada rincón. ¿Quieres conocer algunas de las bodegas más espectaculares del mundo? ¿Te vienes con nosotros a la preciosa villa medieval de Laguardia? ¿Nos remontamos a nuestros orígenes visitando dólmenes milenarios? Sigue leyendo y descubre esta perfecta ruta para un fin de semana.

Al sur de la provincia de Álava y como prolongación en paisajes de vino tinto de la Comunidad Autónoma de La Rioja, esta cuadrilla -así se denominan a las comarcas históricas alavesas- nos ofrece un sinfín de experiencias. Mil y unas gastronómicas con el protagonismo de esos caldos D.O. Rioja tocados por la varita mágica del clima mediterráneo imperante a pesar de las norteñas latitudes. La protección de la Sierra de Cantabria propicia unas condiciones climatológicas templadas óptimas para fructíferas cosechas.

Ya, ya. El vino parece acaparar el absoluto protagonismo. Pero aunque no te guste el vino, viajes en familia o simplemente te dé pereza el plan, debes seguir leyendo. La Rioja Alavesa es mucho más que el Marqués de Riscal y compañía. Los colores preciosos de los paisajes, los pueblos amurallados tan fáciles de patear y los yacimientos prehistóricos existentes de civilizaciones antiquísimas que ya valoraban la fortuna del lugar, justificarán tu viaje de fin de semana.

Así que prepara la maleta que nos vamos de ruta de vinos (y mucho más) por La Rioja Alavesa. Si necesitas un alojamiento, en Ventederural te ofrecemos un buen abanico de casas rurales para todos los gustos, colores y sabores. ¿Eres de tinto o blanco? ¿Eres de casa rural en el centro de un pueblo o de en medio del campo? Encuentra tu alojamiento ideal y disfruta de una escapada que no olvidarás, aunque te tomes unas copas de más. Pero ya sabes, si bebes, no conduzcas…

🍷 Qué hacer en La Rioja Alavesa 🍷

 

También te puede interesar:

Ruta por la costa de Guipúzcoa: pueblos y playas que enamoran

Bardenas Reales y Olite: ruta por La Ribera navarra

 

La calidad de los caldos de la comarca deja poco lugar a dudas. Pero, claro, vinos excelsos podemos encontrar en toda la D.O. Rioja y en otras áreas de España. Surge entonces una pregunta: ¿Por qué la industria vitivinícola de La Rioja Alavesa presenta tal atracción turística? La respuesta podemos hallarla en las excepcionales arquitecturas de corte modernista de las bodegas que pueden visitarse. Si no lo haces, al menos hazte unas fotos desde el exterior. Porque el vino es casi lo de menos.

Un santuario del vino que no puedes perderte son Las Bodegas de Marqués de Riscal (en la localidad de Elciego) por cortesía de un arquitecto de enjundia: Frank Ghery, diseñador entre otros reconocidos proyectos del museo Guggenheim de Bilbao. En realidad, el canadiense concibió el hotel de la llamada Ciudad del Vino, realizado en piedra, titanio, madera y cristal. Esta magnífica construcción llama la atención por sus colores, que aluden al vino  y a los paisajes de la zona de La Rioja Alavesa.

El célebre -y polémico- Santiago Calatrava diseñó la Bodega Ysios (en Laguardia), un edificio con forma de copa que dispone de un tejado que simula las olas del mar sobre cepas. En la misma localidad podemos descubrir los encantos de la Bodega Viña Real, un edificio singular concebido por el enoarquitecto francés Philippe Mazieres. El hormigón, la madera y el acero inoxidable se unen de forma armoniosa en esta bodega cuya arquitectura combina nobleza y modernidad. La bodega tiene forma de barrica y dentro de este edificio se aloja la sala de fermentación y la sala de barricas.

¡Vámonos de vinos a La Rioja Alavesa! 8 planes perfectos

Hacer una cata en una bodega familiar

Puedes conformarte con hacer una degustación de vinos mientras visitas las magníficas instalaciones de Ysios o Marqués de Riscal. Pero tal vez la experiencia no colme a los puristas amantes del vino, o incluso no tan puristas, que prefieren saborear unos caldos de sobresaliente en bodegas más pequeñas, familiares y tradicionales. Harás bien si aprovechas tu paso por Laguardia, capital de la comarca de la que hablaremos más adelante, para visitar uno de sus pequeños templos vitivinícolas.

Te damos algunas ideas (¡aunque puede ser cualquier otra que te encuentres en tu ruta por La Rioja Alavesa!).

  • Bodegas Casa Primicia. Es la más antigua de Laguardia y se ubica en pleno casco histórico. Su principal logro ha sido el de su propia reinvención, el de su capacidad para dejar atrás sus años como bodega industrial para entregarse a la experiencia estética. ¡Ah! tiene restaurante propio para acompañar a los vinos de una buena parrilla… o al revés.
  • Bodegas Solar de Samaniego. Situada en la zona industrial de Laguardia, su reinvención ha venido de la mano de los murales que Guido van Helten dibujó sobre sus antiguos depósitos de hormigón. Escondida entre las barricas y las botellas te sorprenderá encontrar una biblioteca con varios sofás para descansar.
¡Vámonos de vinos a La Rioja Alavesa! 8 planes perfectos

Disfrutar de Laguardia, uno de los pueblos más bonitos de España

Laguardia es el indiscutible corazón de la comarca, por historia, población, atractivo turístico y emplazamiento. Desde el mismo centro de la comarca, encaramada a un altozano y dominando el valle, esta población nos regala el mejor casco histórico medieval del País Vasco con una atractiva muralla y ese urbanismo típico con tres calles principales, estrechas y alargadas, que lo atraviesan de norte a sur, y que se comunican por callejuelas y plazas. Todo ello peatonal.

El casco urbano está lleno de bodegas y galerías, utilizadas en sus días como refugio a guerrilleros en la época de las Guerras Carlistas. El antiguo Castillo del monarca navarro Sancho VII el Fuerte no sobrevivió a los crueles embates, aunque sí la vertiente este de la muralla, que preserva una excelente conservación con su torre del campanario (Torre Abacial) y las cuatro puertas de entrada.

Edificios renacentistas y barrocos en cuyas fachadas se pueden contemplar hermosos escudos forman el caserío de la villa. No hay que perderse la iglesia de Santa María de los Reyes (s.XV), de estilo gótico y elementos románicos, donde podemos presenciar el único pórtico en España que ha mantenido su escultura y policromía en perfecto estado.

portico santa maria

Descubrir el encanto de Labastida y Elciego

La comarca de La Rioja Alavesa la conforman 21 pueblos que tienen como nexo común estar íntimamente ligados al mundo del vino. Laguardia se lleva todas las miradas pero en nuestra ruta por el sur de la provincia debemos hacer hueco a otros pueblos igualmente entrañables. Labastida, situada entre el monte Toloño (1.271 metros) y el río Ebro, nos proporciona unos paisajes de impresión en perfecta armonía con un casco histórico declarado Conjunto Histórico-Artístico.

Labastida cuenta con una asombrosa herencia arquitectónica, que abarca obras de gran prestigio, como por ejemplo la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, las ruinas del Monasterio de Santa María de Toloño y la Ermita del Santo Cristo, desde la cual obtenemos unas inconmensurables vistas de la villa y de los viñedos circundantes. Si quieres pasar un tranquilo día de campo con la familia, puedes dirigirte al Área Recreativa de San Ginés, a 3 kms del núcleo urbano, donde a la vera de una hermosa ermita de piedra tienes merendero, columpios, arboleda y campo, mucho campo.

Elciego también es parada obligatoria, pero no sólo por ver las Bodegas Marqués de Riscal que antes comentamos. El casco histórico de esta pequeña población de poco más de 1000 habitantes asombra por sus calles empedradas y los edificios blasonados. Llama la atención la profusión de eguzkilores en las puerta de las casas, esos cardos salvajes que crecen en los bosques y que, según las creencias, espantan los malos espíritus.

Labastida
Fuente: Susana Ugarte (Flickr)

Pasear por un pueblo amurallado premiado en Europa

Las habituales rutas del vino por la Rioja Alavesa tienden a dejar de lado al pueblo de Labraza, la villa amurallada más pequeña del País Vasco. Un lugar aún no muy conocido por el gran público, pero muy amado por todos aquellos turistas repetidores que con rutinaria tranquilidad se mueven por las calles de la localidad condecorada en 2008 por el Círculo Internacional de Ciudades Amuralladas como la mejor de Europa en este campo.

Tal galardón puede parecer exagerado si nos remitimos a majestuosas fortalezas como las de Ávila, Carcassone (Francia) o Tallín (Estonia). Pero se premió el plan de conservación y restauración que nos permite en la actualidad caminar entre muros que están integrados con las viviendas y torreones en magnífico estado. El casco histórico de la localidad, agujereado por pasadizos y callejuelas de piedra flanqueadas por casas del siglo XVI, es un auténtico viaje en el tiempo.

En las proximidades de Labraza puedes tomarte un respiro en el Pinar de Dueñas, el único bosque natural de pino carrasco de todo el País Vasco y el más noroccidental de España. Convive una rica fauna donde podremos encontrar, principalmente en las estaciones más benignas, especies como la lagartija colilarga, el lagarto ocelado o el águila calzada. En invierno es fácil encontrarte con un camino nevado que seguro te deleitará.

labraza

Una visita guiada por el trujal de aceite de Lanciego

Aunque el vino es la novia en la boda y el muerto en el funeral, el aceite intenta hacerse un hueco en la Rioja Alavesa y a fe que lo consigue. Antes que nada, ¿qué es un trujal? Pues no es otra cosa que una prensa para uvas o aceitunas. En la localidad de Lanciego encontramos el trujal más antiguo de la comarca, instalado sobre un viejo molino de harina con el cual convivió durante muchos años.  

Tierras de vides y olivos, ya más de los primeros que de los segundos por la mucho mayor productividad de la uva en relación a la aceituna, no podemos perder la ocasión de hacer la visita guiada que ofrece Aceites Arrolán por esta vieja prensa eléctrica. Aprenderemos la esencia de este aceite artesanal, procedente de olivas recogidas una a una por manos humanas sin maquinaria ni vareadores. Y acabaremos la jornada paseando entre las casas  de piedra tradicionales que conforman Lanciego.

trujal de lanciego

Una panorámica grandiosa desde el Balcón de La Rioja

Transitar las carreteras de la comarca entre los colores diversos que cobran los viñedos en función de la estación del año, del verde al rojizo, nos deja una imagen inolvidable en nuestra retina, con todas esas bodegas y pueblos encantadores que nos van deteniendo a cada poco. Pero necesitamos de esa argamasa que nos haga tener una compensación global de este escenario. Qué mejor para ello que tomarnos un tiempo en el mirador del Balcón de La Rioja.

Dejando atrás Elciego y ascendiendo la Sierra de Cantabria por la sinuosa A-2124 nos asomamos al Balcón para obtener una maravillosa panorámica de los viñedos y pueblos, a uno y otro lado del Ebro, pertenecientes a la propia Rioja Alavesa o ya a la propia comunidad autónoma de La Rioja. Cuenta con un espacio para estacionar vehículos y con un panel didáctico que ayuda a situar al visitante los municipios que se divisan desde el mirador, llegando a divisar Logroño en los días más claros.

balcon de la rioja

Remontarnos a la prehistoria a través de los dólmenes

El vino no constituye la única ruta temática de La Rioja Alavesa. Esta comarca de pretéritas civilizaciones esconde un pequeño itinerario de hasta ocho dólmenes que hace en torno a 6.000 años fueron erigidos como monumentos funerarios donde se produjeron hasta cien enterramientos. Una curiosidad: todos ellos están orientados hacia el primer rayo del solsticio de invierno, el momento en el que el sol vuelve a renacer.

La mayoría de los dólmenes se encuentran deteriorados y hay que echarle mucha imaginación. Salvo que seas un fanático de la historia o te sobre tiempo, cosa altamente improbable en un área con tantas riquezas, te recomendamos que priorices. El mejor conservado se llama La Chabola de La Hechicera, situado en el término municipal de Elvillar y descubierto en 1935. La cámara está formada por 9 losas que describen una figura poligonal y la galería está compuesta por 5 losas más las de cierre.

Lo que no es negociable es la asistencia al Poblado de La Hoya, uno de los yacimientos prehistóricos más relevantes del País Vasco que se ubica a las afueras de Laguardia. Hablamos del primer asentamiento, allá por el siglo XV a. C., donde pobladores indoeuropeos llegados de centroeuropa tomaron contacto con las culturas megalíticas existentes en la zona. Además de recorrer el yacimiento, en el que destaca su urbanismo, con calles, plazas y manzanas de casa en torno a ellas, en el centro se puede ver una maqueta del poblado en la II Edad de Hierro y la reproducción a tamaño real de una de sus viviendas con las diferentes estancias y los objetos encontrados en ellas.

Chabola_de_la_hechicera

Si te hemos convencido y no te lo quieres perder aqui te dejamos una  selección de casas rurales en Álava y  otra chulísima de casas rurales en la vecina comunidad de La Rioja ideales para tener tu cuartel general de descanso y disfrutar de estas tierras

Si te ha gustado este post, no te olvides de contárnoslo y dejarnos un mensajito, nos encanta saber de vosotros y que nos contéis vuestras experiencias

Casas rurales en Álava

Casas rurales en Logroño

Nos vemos pronto!!

Agregar comentario

Debes estar registrado para publicar un comentario.

Restablecer tu contraseña